Así se Celebraron las Fiestas de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, el Corazón de Jesús y el Corazón de María

Así se Celebraron las Fiestas de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, el Corazón de Jesús y el Corazón de María

El jueves posterior a la Solemnidad de Pentecostés -18 de junio-, en algunos países se celebra la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Una celebración que fue introducida en España en 1973. Posteriormente fue solicitada por numerosos Episcopados de todo el mundo.

El 19 de junio da lugar la Fiesta al Sagrado Corazón de Jesús. San Juan Pablo II decía: “esta fiesta recuerda el misterio del Amor que Dios alberga por los hombres de todos los tiempos”

-¡Oh Sagrado Corazón de Jesús en ti confió!

Y finalmente se celebra el sábado 20 de junio, La fiesta del Corazón Inmaculado de María. Un Corazón que arde de amor divino, lleno de bondad, dulzura y misericordia. Un Corazón que nos muestra su pureza total y que junto con el de Jesús están unidos en el tiempo y la eternidad.

Así, el pasado jueves 18 de junio, Sacerdotes Eudistas celebraron con alegría a Jesucristo. En primer lugar, se transmitió en vivo a las 7:00 a.m la Eucaristía, Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote por el padre Leonardo, el padre Fidel, Diáconos y Seminaristas. Al medio día se transmitió la misa Triduo al Sagrado Corazón de Jesús y Adoración. Allí dio inicio el Triduo de preparación para la celebración del Sagrado Corazón de Jesús y se realizó una oración muy especial por los Sacerdotes.

El Ponente: P, Fidel Oñoro cjm, en unión con la Parroquia Espíritu Santo de Barranquilla, realizó la Eucaristía Lectio sobre Hebreos 5, 1-8: Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote de una Nueva Alianza.

Sobre el Corazón de Jesús, las celebracion litúrgica fué presidida por el padre Camilo Bernal, superior Provincial de El Minuto de Dios. De igual forma en torno a este día los sacerdotes se reunieron para orar al corazón de Jesús por el fin de la pandemia del covid 19.

Desde las redes sociales y la emisora Minuto de Dios pudieron los feligreses seguir el mensaje de los sacerdotes en las celebraciones eucarísticas y las jornadas de oración.

“El Corazón de Jesús es la fuerza de gracia, poder y puro amor, que nos invade, nos llena, penetra, consume, transforma y que nos hace criaturas nuevas»

Finalmente, hoy, Sacerdotes Eudistas se han reunido para hacer eucarísticas desde las diferentes plataformas digitales, queriendo hacer llegar su mensaje a todas las personas.

El presidente de la Organización Minuto de Dios; el padre Diego Jaramillo Cuartas, CJM, celebró la Eucaristía Solemnidad del Sagrado Corazón de María, a través de Facebook Live y de la Emisora Minuto de Dios y a las 12 del medio día se realizó un en vivo; Àngelus y Rosario, especial al “Corazón de María”.

-“Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios”

La Noche del Corazón: un espacio de oración, formación y fraternidad

La Noche del Corazón: un espacio de oración, formación y fraternidad

La Noche del Corazón: un espacio de oración, formación y fraternidad

En el contexto de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús y en las vísperas del Inmaculado Corazón de María, la Parroquia San Juan Eudes (de El Minuto de Dios), junto con la Facultad de Estudios Bíblicos, Pastorales y de Espiritualidad, a través de la Unidad de Espiritualidad Eudista, propiciaron un espacio de oración, de formación y de fraternidad en torno al Corazón de Jesús. En efecto, el fundador de los Eudistas, san Juan Eudes, es conocido en la Iglesia como el Padre, Doctor y Apóstol del Culto Litúrgico a los Sagrados Corazones de Jesús y María.

La noche inició con la ambientación del ministerio musical de la Casa de Formación La Misión, el cual propició el espacio de oración durante todo el encuentro, entonando y reflexionando el pensamiento de san Juan Eudes hecho canción. También acompañó al ministerio una integrante de la Comunidad Alabanza, quien con su danza generó un clima de oración hecha canción a través del cuerpo.

Posteriormente se hizo hincapié en el desarrollo formativo de la noche, a través de la intervención inicial del padre Jean-Michel Amouriaux, Superior General de los Eudistas quien, en un corto vídeo, desde Roma (Italia) expuso la realidad del Corazón en san Juan Eudes y su aportación a los tiempos de pandemia que vive la humanidad:

Seguidamente el padre Fidel Oñoro Consuegra, decano de la Facultad de Estudios Bíblicos, Pastorales y de Espiritualidad invitó a los participantes a sumergirse en el significado bíblico del término corazón y cómo este estuvo en la base del desarrollo teológico y espiritual de san Juan Eudes..

La exposición amena de los espacios formativos estuvo alternada con una llama de amor al Corazón de Jesús, a través de la cual algunos candidatos y sacerdotes expresaban su amor a aquel que nunca será suficientemente amado: Jesús.

Por su parte, el padre Higinio Lopera, eudista residente en la ciudad de Medellín, quiso centrar su atención en el elemento cristológico y otras dimensiones del Corazón en San Juan Eudes:

Luego de la exposición del padre Lopera, de la intervención musical y de la llama de amor a Jesús, el padre Hermes Flórez Pérez hizo una reflexión desde la comprensión del Corazón de María como fuente de vida del Corazón de Jesús. Al término de su intervención se ofrecieron a Jesús otras llamas de amor, un concierto por parte de los jóvenes candidatos y se hizo la consagración al Corazón de Jesús, orientada por el padre Leonardo Arboleda, investigador de la Unidad de Espiritualidad Eudista.

Finalmente, monseñor Francisco Antonio Nieto Súa, obispo de la Diócesis de Engativá (Bogotá), donde residen la mayoría de Eudistas de El Minuto de Dios, envió un mensaje de felicitación, de oración y de comunión fraterna en torno a esta fiesta tan especial:

Para revivir la Noche del Corazón de Jesús, les invitamos a hacer clic en el botón:

Solemnidad de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Solemnidad de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Solemnidad de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

*En honor de ese divino sacerdocio de Jesucristo*, del que con frecuencia predicará, (el P. García Herreros) compuso un himno, con ocasión de las bodas de plata sacerdotales que en Pamplona celebró el presbítero Samuel Jaimes. Esa página dice así:

 

 

Oh Jesucristo, esencial y único sacerdote de Dios:
desde el abismo de mi nada yo te adoro.

Oh perfecto adorador de la Trinidad,
Oh universal sacerdote del Padre:
Tú eres la Palabra inefable
que cifra todo el ser de quien la pronuncia,
Palabra viva y personal
que rinde un honor infinito a Aquel cuya substancia expresa
y de cuya Luz es resplandor.

Oh Jesucristo, consagrado por el Padre
con un sacerdocio que no empezó en el tiempo
sino antes de los siglos.
Ungido con un óleo que no es ficticio,
sino también con el aceite del Espíritu Paráclito.

No usurpaste la honra,
No te glorificaste a ti mismo
con el sacerdocio sin aurora y sin ocaso
sino que tu vocación te la dio el que te dijo,
en el Hoy perpetuo de la eternidad:

Tú eres mi Hijo,
Yo te he engendrado hoy.
¡Desde entonces ejerciste un misterioso y abrumador sacerdocio!:
el de ser gloria adecuada de Dios.

Oh Verbo, que solo te encarnaste con un designio sacerdotal para tener una víctima, pasible y divina, al mismo tiempo, con que adorar al Padre.

Porque no fuimos nosotros, polvo de pecado, telar de miserias, tu primera misión al entrar en el mundo, sino tu Padre, que debía ser adorado completamente;
porque viste que el hombre, aunque aniquile el universo, aunque inmole su cuerpo y su alma, en su intento de adorar adecuadamente la Divinidad, jamás logrará aplacar la sed insaciable que tiene Dios de ser adorado.

¡Tú eres el Océano, el Infinito que respondes al Infinito!
¡Sólo la inmolación de un Infinito
proclama dignamente que solo Dios es digno de ser!

Oh Verbo, que al Sacerdocio de la Gloria que ofrecía un sacrificio de alabanza
quisiste unir el auténtico sacerdocio de la humillación con holocausto sangriento
y de ese nuevo sacerdocio, fuiste ungido en el Seno de María
no con óleo, sino con el Espíritu Santo,
Sacerdote y, al mismo tiempo, Hostia.
Sacerdote santo, inocente, limpio.
Hostia pura, Hostia santa, Hostia inmaculada.

Tu hostia fue tu carne divina, tu carne humillada
unida substancialmente a tu alma humana y limitada
y unida personalmente con tu ser divino de Verbo.

Ese cuerpo te apropiaste y ofreciste una sola vez
agotando con tu perfecta ofrenda la honorabilidad infinita de Dios
y expiando los pecados innúmeros de los hombres
y en la cruz, oh sacerdote, proclamaste con tu holocausto infinito que “solo Dios es”.

Oh Jesús, ese sacerdocio incomunicable y único
lo prolongas en el tiempo por los que escogiste del mundo, y que no son del mundo.
Por aquellos, por quienes rogaste para que fuesen una sola cosa contigo y por quienes Tú te santificaste a ti mismo.

Oh Cristo, ante el peso infinito de tu dignidad, continuada en ellos,
¿quién te podrá adorar, agradecer y amar?

Oh Jesucristo, desde el fondo infinito de mi nada, te pregunto:
¿Qué significa, en todo su misterio, participar el hombre de una dignidad infinita?
Y si este misterio se prolonga a través de los años de una vida, dime, Cristo,
¿qué debe hacer el pobre hombre? ¿Cómo deberá responder al infinito?
¿Con qué sollozos? ¿O con qué silencio?

Vida/Historia
Vida/Historia
Pensamiento
Pensamiento
Escritos
Escritos
La Gran Familia
La Gran Familia
Espiritualidad
Espiritualidad
Fiestas
Fiestas
Fundaciones
Fundaciones
Historia
Historia
Las Provincias
Las Provincias
La Administración General
La Administración General
La Familia Eudista
La Familia Eudista
El Barrio
El Colegio
Formación
Arte
El Banquete del Millón
Las Comunidades Locales
Las Comunidades Locales
Los Grupos de Asociados
Los Grupos de Asociados
La Casa de Formación
La Casa de Formación
La Administración Provincial
La Administración Provincial
Evangelización
Parroquias
Medios de Comunicación
Renovación Carismatica
Pastoral Familiar
Formación y Educación
Universidades
Colegios